¿Qué es Cobertura?


LA COBERTURA Y LA PATERNIDAD

Hoy en día se le llama cobertura al hecho de estar afiliado a una denominación, o a un ministerio, pero esto no implica que una persona tenga una cobertura espiritual, ya que, en la mayoría de los casos, los hijos ni siquiera conocen a su líder personalmente. Hablar de cobertura espiritual es equivalente a hablar de un padre espiritual, y ninguno de los dos puede darse si no hay una relación de padre-hijo, es decir la cobertura espiritual se da a través de la revelación de la paternidad espiritual.


¿Qué es un padre espiritual?


El padre espiritual es uno que invierte su vida, sus dones, habilidades y recursos en hombres y mujeres visionarios que quieren cumplir la voluntad de Dios en sus vidas y han entendido el principio de estar bajo autoridad para tener autoridad. A estos, el padre espiritual los rescata, los sana, les da nombre, valor, les levanta la autoestima, les provee unción, bendición, refugio y descanso. Además, el padre espiritual es una fuente de alimento espiritual y revelación, nutre el carácter, les brinda protección paternal, los recibe en su casa, los adopta como sus hijos y, finalmente, los enseña y los entrena para que alcancen su destino y propósito en Dios. También, como sucede en lo natural, el padre espiritual aplica la disciplina y pide cuentas a sus hijos.

El padre espiritual identifica los dones, y talentos, en sus hijos y los hace fructificar, los desata a su destino profético, dándoles dirección y llevándolos a su propósito y destino en Dios.


La herencia espiritual


La herencia espiritual es la acumulación de virtud, conocimiento, unción, gracia y provisión de Dios para un individuo, la cual es recibida por medio de una relación padre a hijo, teniendo como propósito final llevar al hijo a su destino en Dios.

Sólo el padre espiritual es el único que puede transmitir esta herencia espiritual a sus hijos y sólo un verdadero hijo recibirá¡ la herencia espiritual de su padre espiritual. Esta herencia espiritual la recibirá el hijo según su honra, servicio, fidelidad, lealtad y sujeción a la autoridad del padre, es la forma en la que se recibe el manto.


Pre-requisitos para aplicación de cobertura:


– Iglesias que están maduras, sálidas y establecidas por 2 años; con un crecimiento de contínuo y con fruto visible.

– Que no están bajo ninguna otra cobertura, ni denominación.

– Que tengan una visión de Reino y su objetivo principal sea ir a otro nivel para avanzar y establecer el Reino de Dios aquí en la tierra.